No quería ser maratonista | Dr. Balbi
Vacunación felina
31 octubre, 2016
PIROTECNIA, la peor enemiga
24 noviembre, 2016
Mostrar todos

No quería ser maratonista

Los perros de raza Galgo, son grandes corredores por genética, pueden alcanzar una velocidad de 60km/h. Su virtud terminó siendo su mayor condena en manos de hombres ambiciosos. Anteriormente se los usaba para la caza de liebres, uso que aún se práctica en españa, y en nuestro país la problemática es la explotación en los canódromos.

Las carreras de galgos surgen en el año 1920, los perros debían perseguir, una liebre artificial por una pista circular u ovalada, mientras se registraban apuestas.

El sufrimiento de estos perros no comenzaba ni terminaba en las carreras ya que tenían que soportar entrenamientos muy duros para lograr que corran 200 mts en línea recta, correr atados a un vehículo a motor, alimento con anabólicos para aumentar la musculatura y tenga más energía al correr. También les suministraban sustancias como efedrina, cocaína, arsénico, clembuterol y estricnina para mejorar su performance. Al no recurrir a consultas con veterinarios, consecuentemente sus heridas son irreparables,ceguera bilateral; enfermedades cardíacas, lesiones musculares, desgarros musculares, esguinces y rupturas tendinosas y ligamentosas; fracturas múltiples de todo el esqueleto, tanto de miembros como columna vertebral, cráneo y tórax; lesiones en órganos internos mortales como consecuencia de esas fracturas (como ser pulmones por fracturas de costillas, médula a consecuencia de fractura de columna vertebral); lesiones en órganos internos por las rodadas, contusiones, hemorragias, desprendimientos de órganos, disminuyendo notablemente su esperanza de vida.  

Hoy la raza galgo, es la más abandonada en argentina, aún más que los mestizos. Luego del corto ciclo de rendimiento en las carreras son abandonados por sus dueños, y en algunos casos hasta torturados y asesinados cuando ya no dan ganancias.  

Gracias al proyecto #STOPGALGUEROS se logró terminar con esta tortura y prohibir todas las carreras de perros cualquiera sea su raza y penar a aquellos que participen, organicen y promuevan estas prácticas.