Los años no vienen solos | Dr. Balbi
Tenencia responsable
30 septiembre, 2015
¡Pican, pican las pulgitas!
9 noviembre, 2015
Mostrar todos

Los años no vienen solos

En los gatos, los signos de envejecimiento se manifiestan lentamente. Se considera que un gato es adulto hasta los 7 años, a partir de esta edad comienza una nueva etapa, la madurez.
Ésta es una etapa muy larga, que se divide en dos fases. La primera fase arranca a los 7 años de edad, hasta los 12 años, y otra cuando nuestros pequeños animalitos tienen más de 12 años.
Durante la primera fase aparecen los primeros signos de la edad, aunque no siempre visibles. No dedican tanto tiempo a jugar, duermen más tiempo que el habitual, su pelaje se torna más opaco y seco y pueden presentar sobrepeso.
A partir de los 12 años los cambios son más evidentes. Suelen desorientarse, les cuesta saltar, no responden a los llamados, su actividad física disminuye considerablemente, toman largas sietas durante el día, maullán por la noche y su pelaje es más fino.
¿Cómo podemos ayudarlos?
-Mantené a tu gato activo, proponele juegos cortos varias veces al día.
-Ayudalo a lograr sus objetivos. Si tiene dificultades para trepar o saltar, tenés que ayudarlo a llegar al sitio que desea. Su agua, comida y piedritas deben estar en lugares de fácil acceso para él.
-Hacelo sentir seguro. Los gatos se estresan fácilmente y cuando son mayores, aún más. Si va a sufrir cambios en su entorno, viajes, mudanza, la llegada de una nueva mascota, intentá que todos estos cambios sean graduales.