Lo que la fiesta nos dejó | Dr. Balbi
Pirotecnia, la peor enemiga
2 diciembre, 2015
Sumate a la campaña “Ponete en mis Orejas”
14 diciembre, 2015
Mostrar todos

Lo que la fiesta nos dejó

Generalmente lo vas a reconocer por su ansiedad, movimientos bruscos, y por tratar de meterse en cualquier hueco. De momento no lo asustés mas, hablale con calma, ofrecele agua y un rincón para que esté tranquilo, que sepa que está en un sitio amigable.
No te expongas a tratar de atarlo o algo por el estilo, tal vez sea un animal manso, pero está alterado y no se sabe cómo puede reaccionar.
En general solo basta contenerlo un tiempo, darle confianza que puede guarecerse sin temor a tener que seguir huyendo.(Imaginate por un momento vos en su lugar, o que el extraviado fuera TU PERRO, cómo agradecerías una mano amiga, ¿no?).
No hay que sobreproteger ni encerrar a un animal que ya de por sí viene despavorido, y aterrorizado. Puede ser peor. Dale tiempo, tenele paciencia y cuando los ruidos amainen,  él se irá tranquilizando. Cuando sea el momento él se pondrá en camino nuevamente y se reorientará a su hogar. Si no lo hace en tiempo prudencial, llamá a algún medio de comunicación dando aviso para que su dueño pase a buscarlo, cuelga la foto del perro y una descripción de lo sucedido en tu muro, en las protectoras de la ciudad y en nuestra página de facebook para que todos juntos ayudemos a que se produzca tan ansiado encuentro.